¿Qué tan importante crees que son los objetivos de una empresa?… sigue leyendo.

Las estadísticas no mienten, muchos emprendimientos se quedan atascados en sus primeros meses o años de vida. Y el factor más importante de la falta de progreso se debe a objetivos precarios.

Muchos negocios inician todos los días sin un plan claro, no saben a qué apuntar y por consiguiente fallan en muchas otras áreas.

Uno de los problemas más graves es que, al no contar con objetivos empresariales, no saben estimar los recursos necesarios para desarrollar su emprendimiento. Y lamentablemente muchos se quedan a mitad de camino.

Por eso en este artículo veremos algunas consideraciones claves sobre los objetivos que debe tener una empresa y la importancia de establecer KPIs.

Estoy seguro de que, al terminar este artículo, te encontraras con mucha más preparación para empezar a establecer metas que potenciarán tu emprendimiento.

Objetivos empresariales:

Empresa

Un objetivo es una imagen de lo que tu negocio puede aspirar o llegar a convertirse. Establece un estándar a seguir y en muchas ocasiones es algo que se convierte en el espíritu de la empresa.

Se dice que planificar no es garantía del éxito, pero no planificar es garantía del fracaso.

Y el corazón de una buena planificación tiene que ser un excelente objetivo. Ya que no basta con tener una idea de lo que se desea, sino que tiene contar con ciertas características. A estas últimas las trataremos más adelante.

Sin embargo, antes debemos resaltar el hecho de que solo con objetivos concretos es posible establecer que recursos son necesarios.

También, son fundamentales para que las personas dentro de la organización se encuentren motivadas y enfoquen sus esfuerzos.

Pero por sobre todo para establecer prioridades y no desperdiciar recursos en actividades que no aportan verdadero valor al negocio.

Podemos clasificar los objetivos empresariales en dos grandes grupos que mencionaremos a continuación.

Objetivos amplios:

Se refiere a un resultado final, a una perspectiva o visión más amplia de lo que se desea lograr. Es el corazón de una empresa y es fundamental a la hora de corregir el camino cuando se toman ciertos desvíos.

Ya que muchas veces por pensar en beneficios, como por ejemplo la rentabilidad, se pierden de vista otros elementos más importantes a largo plazo.

Muchos negocios no solo tienen como principal objetivo ser redituables sino lograr hacer una diferencia en su comunidad o ser amigables con el medio ambiente.

Y por consiguiente los objetivos monetarios pasan a estar en segundo lugar.

Este tipo de objetivos empresariales son fácil de transmitir al equipo de trabajo. Y ayudan a mantener la motivación en medio de las crisis.

Objetivos específicos:

Son aquellos que se establecen como los pasos ideales para poder conseguir el o los objetivos más amplios. Por lo tanto, su característica más importante es la relevancia y congruencia.

Por lo general se caracterizan por ser de más corto plazo y ser mucho más descriptivos. Es decir que se conforman por una cantidad, porcentaje o rendimiento. Y se establecen en periodo de tres a seis meses, como máximo un año.

Una gran herramienta para potencia el logro de estos objetivos específicos son los KPI (Key Performance Indicator) o indicador clave de desempeño.

KPI:

Plan empresarial

Una empresa que va por buen camino tiene varios indicadores claves para las áreas más importantes del negocio.

Estas nos ayudan a medir si las acciones establecidas para el logro de los objetivos específicos están siendo efectivas.

Todas KPIs deben tener cierta estructura para que cumplan con su función, las cuales mencionaremos a continuación.

SMART:

Esta palabra es la combinación de todos los elementos importantes en un indicador de este tipo. Por las siglas en ingles Specific, Measurable, Attainable, Realistic y timely o en español como se menciona a continuación:

Específico:

no hay lugar para dudas o deseos vagos, debe ser un parámetro claro y detallado de lo que se esperar medir.

Vender mucho o poco no es un indicador que podemos utilizar como dato para hacer un historial de crecimiento de la empresa.

Algo más optimo sería la cantidad exacta de ventas realizadas en un periodo de tiempo o el porcentaje de prospectos que se convierten en cliente.

Mensurable:

debe ser un dato medible y que sea un factor relevante para el parámetro a determinar.

Por ejemplo, la satisfacción del cliente se puede medir por medio de una encuesta. Sin embargo, también es un factor de satisfacción cuando un cliente vuelve a comprar o se interesa por otros productos de la empresa.

Alcanzable:

las KPIs, como los objetivos en sí, deben tener un estimado de lo que se desea alcanzar para poder establecer un punto de referencia. Y este debe ser factible en un plazo de tiempo determinado.

Realista:

debe ser congruente con los recursos y tiempos disponibles. Aunque es recomendable establecer parámetros más ambiciosos en función del crecimiento de la empresa.

Oportuno:

Debe ser adecuado para la etapa en la que esté el negocio. Ya que debe ser un indicador que ayude al crecimiento de forma directa para, en base a los datos recolectados, tomar las mejores decisiones. Las cuales estarán en función de los objetivos específicos y amplios.

Por ejemplo, establecer KPIs para evaluar el porcentaje del cross selling (ventas cruzadas) en un sitio web cuando recién está empezando a tener visitas. Claramente, no sería la manera más optima de proceder.

¿Qué objetivos tiene una empresa?

Resultados medibles

A continuación, daremos algunos ejemplos de objetivos de una empresa y las KPIs que ocupan.

Ejemplo de KPI financiero:

Medir el ROI o retorno de la inversión es un factor clave en cualquier negocio. Muchas veces al iniciar y tener mil cosas en las que ocuparnos nos olvidamos de medir la rentabilidad.

Quizás vemos que estamos ganando dinero, pero se descuidan ciertos aspectos en los costos que provocan pérdidas no esperadas.

Una meta específica podría ser aumentar la rentabilidad general en un 25 % en un año. Y establecer KPIs para las distintas inversiones como publicidad en redes, folletería, correo electrónico, etc.

Ejemplo de KPI de producción:

Un objetivo de este tipo podría ser optimizar los costos de la producción en un 10 % en los próximos 6 meses.

La producción es un área importante en la comercialización de productos y servicios tangibles. Y las empresas líderes buscan constantemente su optimización. Esto es especialmente importante en rubros competitivos en los que se busca destacar.

Los KPI´s que se pueden ocupar están asociados a los tiempos de elaboración, cantidad, obtención de materias primas o recursos necesarios para optimizar el rendimiento.

Ejemplo de KPI de ventas:

Las ventas son la sangre de cualquier negocio, sin ventas no hay nada. Y si no hay un progreso constante en esta área se produce un estancamiento que es difícil de superar.

Por eso es fundamental que tengas metas que te motiven a incrementar tus ventas a corto, mediano y largo plazo. Como ejemplo de objetivo específico, es buscar tener un aumento de ventas del 25 % semestral.

Y establecer KPIs para medir la efectividad de los distintos canales de ventas, fidelización de clientes o el armado de promociones.

Ejemplo de KPI de calidad:

Si ya cuentas con un producto o servicio de calidad puede que este aspecto no te interese demasiado. Sin embargo, siempre se puede mejorar.

Es un aspecto muy relacionado al área de producción. Ya que la calidad de un producto es directamente proporcional a la maquinaria, recursos humanos o sistema que se utiliza para su elaboración.

Para establecer un objetivo específico en la calidad, deberías detectar aquellos componentes del producto o servicios que son medibles. Y tenga la posibilidad de mejora sobre alguna característica que aumente el valor, vida útil o funcionalidad.

Por ejemplo, un negocio que se dedica a la venda de software administrativo. Podrías poner como meta específica agregar ciertas funciones que aumenten el valor percibido del producto para una fecha determinada.

Y establecer KPI´s que monitoreen el proceso, testeo y experiencia del usuario.

Ejemplo de KPI marketing:

Cuando conoces exactamente las necesidades de tu mercado, sus problemas y la manera perfecta para resolverlos se puede decir que posees un buen marketing.

Pero haces un marketing sobresaliente cuando tienes la capacidad de conectar con ellos de una forma efectiva.

Una de las formas más utilizadas hoy en día es el email marketing. A través de esta herramienta puedes ser capaz de medir el interés y respuesta de tu audiencia.

Y es muy factible poner una meta como aumentar en un 10% en 3 meses la cantidad de suscriptores que hacen clic en los enlaces de cada boletín u oferta por correo.

Resumiendo todo sobre los objetivos de una empresa:

Productividad empresarial

Estableciendo KPIs para la tasa de apertura, CTR y comparando distintos formatos de emails.

A lo largo de este artículo pudimos comprobar la importancia que tiene establecer metas a corto, mediano y largo plazo.

Entendimos que establecer objetivos empresariales claros es un factor que promueve la motivación para el constante mejoramiento. Además, es importante para no desviarse de los valores esenciales.

Y en último lugar, pero no menos importantes, se contribuye a la optimización de los recursos. Como también la efectividad a la hora de planificar y establecer prioridades.

Luego vimos algunos conceptos importantes para poder crear objetivos propios y algunos ejemplos más comunes.

Es hora de que comiences a aplicar estos principios y puedas experimentar sus beneficios.

¿Qué tanto impacto crees que va a tener en tu negocio establecer objetivos y utilizar KPIs? Escríbeme en los comentarios.

0 0 votes
Article Rating

Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x